Familias profesionales Familias profesionales

Las singulares variables que afectan al sector agrario (diferencias regionales, estructura empresarial, régimen de tenencia y distribución de la tierra, tipología y orientación de las explotaciones, variedad de producciones, grado de tecnificación, carácter multidisciplinar) repercuten en la configuración de perfiles competenciales y, consecuentemente, en la determinación de las cualificaciones. Todo ello obliga a otorgarle un especial tratamiento, estableciendo una sola familia profesional donde se reúna toda la actividad agrícola, ganadera y forestal.

Esta familia profesional tiene un fuerte componente sectorial, pues la actividad se concentra en un número limitado de sectores. De aquí, su estructuración en cuatro áreas de competencia profesional:

  • Agricultura
  • Ganadería
  • Jardinería
  • Forestal

El área de Agricultura está constituido por cualificaciones dentro del ámbito de las actividades de tratamientos agroquímicos y bilógicos, cultivos herbáceos y leñosos, horticultura y floricultura, así como agricultura ecológica, incluyéndose también el manejo y mantenimiento de maquinaria agrícola.

El área de Ganadería tiene una gran variabilidad y está referido por un lado a la producción intensiva de porcinos, bovinos, caprinos, avícola y cunícola, y por otro lado a actividades referidas a la caza como la producción de animales cinegéticos, actividades con fines de  investigación, cuidados de animales salvajes, de zoológicos y acuarios, así como a otro tipo de actividades referidas a la cría del caballo, apicultura, ganadería ecológica y cuidados higiénicos y estéticos de animales de compañía. 

El área de Jardinería está referido a actividades relacionadas con viveros, jardines, y floristería, tales como la producción de semillas y plantas de vivero, mantenimiento de céspedes y arte floral.

El área de Forestal está dirigido al desarrollo de actividades relacionadas con el aprovechamiento forestal, mejora de montes y mantenimiento y mejora del hábitat cinegético-piscícola. 

La agricultura de la Unión Europea se enfrenta actualmente a un proceso de transformación estructural, productiva y laboral. Obligan a ello la progresiva liberalización del comercio mundial, la reciente ampliación europea, la reforma de las políticas comunitarias, el desarrollo tecnológico, el aumento de las exigencias medioambientales y las nuevas demandas de calidad y seguridad alimentaria por parte de los consumidores. Esta problemática tiende a agudizarse en algunos de sus rasgos en el caso español y exige articular medidas que contribuyan a garantizar el desarrollo sostenible del sector. Por ende, las cualificaciones ¿hoy más que nunca- contemplan aquellas competencias que definen a un profesional capacitado para responder a estos retos nuevos.

Datos macroeconómicos

Fuente: Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente a partir de Estadísticas de Aduanas (AEAT) 

La mitad de la superficie de España se destina  a actividades agrícolas o ganaderas (el 33% del  territorio corresponde a tierras de cultivo y el 16% a prados y pastos). La producción de la rama agraria en 2015 fue de 45.490,7 millones de euros, un 3,4% superior a la de 2014, dando empleo a 818,74 mil trabajadores. Destaca el sector de las frutas y hortalizas, seguido en importancia por los cereales, el aceite de oliva y plantas forrajeras. España es el segundo país productor de frutas y hortalizas de la Unión Europea y el sexto a nivel mundial, obteniéndose más de 80 productos diferentes y una gran diversidad de calendarios y sistemas de producción.

El valor de la producción de aceite de oliva 2015-2016 supuso el 6,4% del valor de la producción vegetal.

España es el principal país del mundo en superficie de viñedo de uva para vinificación y el tercer productor mundial de vino. La superficie de viñedo en nuestro país representa el 7% del conjunto de las tierras de cultivo, siendo la superficie plantada (datos de 31 de julio de 2015)  de 958.697 ha, (el 51% son parcelas con  variedades tintas, el 45% están plantadas con variedades blancas y el 4% corresponde a parcelas con mezclas varietales).

El valor de la producción ganadera alcanzó en 2015 los 16.264,7 millones de euros, lo que significa el 35,8 % de la producción de la rama de la actividad agraria, siendo el primer sector ganadero en España el de la carne de porcino, que aporta un 35,6% del valor total de la producción ganadera.

Transversalidad

La familia profesional Agraria presenta un cierto componente de transversalidad con aquellas familias consideradas como limítrofes. Tal es el caso de Industrias Alimentarias y Madera, Mueble y Corcho, por su dependencia de materias primas y productos agrarios. También tiene determinada interacción, no siempre previsible, con las familias de Seguridad y Medio Ambiente, Transporte y Mantenimiento de Vehículos, Edificación y Obra Civil, Actividades Físicas y Deportivas, Sanidad e incluso Artes y Artesanías.

Formación Profesional

En lo referente a la FP Específica, según fuentes de la Subdirección General de Estadística del Ministerio de Educación y Ciencia, el número de alumnos matriculados en esta familia profesional durante el curso 2014/15 fue de 2.312 alumnos en FP Básica, 6.134 en Ciclos de Grado Medio y 4.532 en Ciclos de Grado Superior. 

Cualificaciones

Esta Familia Profesional está constituida por un total de cincuenta y una cualificaciones, de las cuales cuarenta y dos han sido actualizadas, once están publicadas en  BOE, quince en fase de tramitación o pendientes de publicación y dieciséis en fase de desarrollo. Además, se está elaborando una nueva de peluquería de animales de compañía y está pendiente de abordarse otra de venta, cría, custodia de animales de compañía.