Familias profesionales Familias profesionales

En el marco del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales la familia profesional de Textil, Confección y Piel abarca un amplio conjunto de actividades productivas, agrupadas para su estudio en cinco áreas:

  • Calzado y marroquinería
  • Confección
  • Curtidos de pieles
  • Ennoblecimiento textil
  • Hilatura y tejeduría

El área de Calzado y marroquinería abarca actividades dedicadas a la fabricación de calzado de cualquier tipo y de cualquier material, artículos de viaje, bolsos de mano y otros, siempre que se utilice la misma tecnología y el mismo proceso que para el cuero.

El área de Confección comprende las actividades dedicadas a la fabricación de prendas de vestir exteriores, de ropa interior, para hombres, mujeres, niños y niñas, ropa para el hogar, artículos para tapicería, así como la producción de otros accesorios de vestir y otros complementos.

El área de Curtidos de pieles engloba aquellas actividades que se dedican a la preparación, curtido y acabado del cuero, y teñido de pieles, entre otras tareas.

El área de Ennoblecimiento textil abarca actividades dedicadas a los tratamientos y acabados textiles como pueden ser el blanqueo, teñido, apresto, secado, vaporizado, encogimiento, remendado, sanforizado y mercerizado de fibras textiles, hilos, tejidos y artículos textiles, incluidas las prendas de vestir.

El área de Hilatura y tejeduría recoge las actividades dedicadas al hilado y fabricación de filamento o hilo para tejer o coser y de fabricación de tejidos de calada, de punto y los no tejidos, con diferentes materias de tipo algodón, lana, lana peinada o seda, incluidos los realizados a base de mezclas o hilos artificiales o sintéticos, entre otros.

En todas estas áreas se incluyen actividades de diseño especializado, es decir, la creación y el desarrollo de especificaciones que optimizan el uso, el valor y la apariencia de los productos, incluyendo las decisiones sobre materiales, mecanismos, formas, colores y acabados, teniendo en cuenta las características y necesidades de los clientes, la seguridad, la demanda del mercado y la distribución, el uso y el mantenimiento.

Con la recuperación de la producción textil y de confección en España, la actividad de la cadena productiva requiere de nuevas tecnologías para el procesamiento de prendas y textiles, ni que decir tiene también en el sector del calzado y la marroquinería, que le aportan valor añadido al producto y hacen competitiva la producción.

La percepción de mejores negocios está llevando a varias de las compañías a acelerar sus procesos productivos con las más recientes tecnologías para responder a mercados cada vez más exigentes, es decir, lograr mayor eficiencia y flexibilidad en los medios productivos para ser más competitivos, apostar por la producción en proximidad, debido a la tendencia cada vez más notable hacia la producción en series cortas.

Los retos a los que se enfrenta la moda son la fuerte competencia nacional e internacional para las empresas industriales, de diseño y distribución, los vaivenes del consumo en el mercado local y las crecientes exigencias que conlleva el desarrollo de la tecnología. En este sentido, conceptos como la industria 4.0, el big data, la sostenibilidad, la omnicanalidad o la tecnología en el punto de venta no deben apreciarse como problemas, sino como oportunidades.

Datos relevantes

Algunos datos relevantes del sector o sectores vinculados a esta familia profesional:

Según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) recogidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2018:

Por subsectores, el textil lideró la creación de empleo al cerrar el año con 50.800 ocupados, un 14,4% más que en 2017. Cabe destacar que el textil no rompía la barrera de los 50.000 trabajadores desde el segundo trimestre de 2012. En la industria de la confección, el número de ocupados creció un 12,4% en 2018, hasta alcanzar las 59.900 personas.

Por otra parte, la industria del cuero y del calzado se mantuvo como el mayor empleador del sector, con 67.100 ocupados, un 1,9% menos que en el mismo periodo del año anterior.

El sector textil-confección representa el 9% de las exportaciones de bienes. De hecho, ocupa la quinta posición en Europa por exportaciones, mientras que se sitúa en el sexto lugar por importaciones.

En 2018 el sector de la moda ¿que incluye la industria textil, confección y calzado¿ ha generado un impacto equivalente al 2,9% del Producto Interior Bruto (PIB) y representa el 4,1% del empleo total.  Este sector aporta el 13,6% al PIB del comercio y el 5% al PIB de la industria en España. Además, representa el 4,1% del empleo, aglutinando el 19,2% de los puestos de trabajo en el comercio y el 8% en la industria. En particular, el calzado es el único subsector de la industria de la moda que ha logrado recuperar los niveles pre crisis, con 45.355 empleados a cierre de 2018.

Formación Profesional

La Ley Orgánica 5/2002, de 20 de junio, establece que las Cualificaciones Profesionales se acreditan en los títulos de formación profesional y los certificados de profesionalidad, que tienen carácter oficial y validez en todo el territorio nacional. Ver los ciclos formativos (títulos) de FP y los certificados de profesionalidad que acreditan las cualificaciones de esta familia profesional en esta misma web: enlace.

En cuanto a alumnado matriculado en ciclos formativos de FP, distribución porcentual de ocupados por ocupación y otras informaciones de interés, consultar el informe Datos y Cifras para el curso escolar 2019-2020 del Ministerio de Educación y Formación Profesional.

Cualificaciones

Se han publicado en BOE mediante Real Decreto un total de 45 cualificaciones de esta familia profesional. Ver en detalle en la pestaña "Cualificaciones".

Se está trabajando en la actualización de algunas de ellas. Igualmente se está recogiendo información prospectiva sobre los cambios y tendencias de los diferentes perfiles profesionales que permitan identificar y desarrollar nuevas cualificaciones.

[Última actualización: abril de 2020]